martes, 27 de enero de 2009

La primera prueba de mi BH Contour 6.4

Esta es mi primera colaboración en thebestcyclingthemountain, y quiero agradecer a Alejandro que me permita escribir en el blog que creó con tanta ilusión.

Alejandro me pidió que os contara mis impresiones con la BH Contour 6.4 que acabo de comprarme después de que mi bici antigua, una Mendiz con cuadro Columbus Gara y grupo Shimano RX100 sufriera daños tras darse Alejandro con ella un buen golpe. De momento la hemos retirado de la circulación, aunque supongo que para días de lluvia o para las carreteras malas todavía seguirá siendo una opción. La dejo con casi 52.000 kms, sin haberle cambiado ni bujes, ni dirección, ni siquiera el eje pedalier. Sólo las cadenas, la rueda libre con 47.000 kilómetros y el plato de 42 que hace unos meses pasé a 39 porque ya no podía con él.

La Contour 6.4 es diferente. Viene montada con piezas del Shimano 105 de 10 velocidades (exactamente las manetas de cambio/freno, la rueda libre y la cadena, con un manillar Italmanubri (ITM), con ruedas Stylus (de las que nunca había oído hablar), cubiertas Michelin y platos FSA. Los desarrollos son de 50-34 y 11-25. Le he puesto también un cuentakilómetros y pulsómetro Sigma 2006 y unos pedales Look Keo Classic, que he estrenado esta misma tarde. Es una talla 54, aunque el tubo horizontal mide 56 cms. de largo. El cuadro es de aluminio, con horquilla de carbono-cromoly, y los tirantes traseros también son de fibra de carbono.

La bici tiene ahora unos 50 kilómetros, hechos de tres veces, así que todavía poco puedo hablar sobre ella porque casi ni la he sacado a la carretera. Las sensaciones son buenas, aunque no es una bici para principiantes, así que ni se me ocurrirá dejársela a Alejandro en una temporada (y después tampoco, que si no se acostumbra a ella y me veo yo por ahí en la Mendiz). Digo que no es una bici para principiantes porque es nerviosa, se mueve, y sus arrancadas son más rápidas de lo que estaba acostumbrado. Seguro que un cuadro full-carbon lo es mucho más.

Vayamos por partes:
  • Manillar: Cómodo, tiene la curvatura ergonómica, a mí personalmente me queda un poco corto al apoyarme en la parte inferior, me gusta ir más atrás de la posición en que me quedan las manos, pero seguro que me acostumbro rápido. La curvatura ergonómica es muy cómoda.
  • Manetas de cambio-freno: Para mi gusto, las 105 de 10 velocidades son demasiado largas. Prefería las Shimano RX100 de 8, más cortitas. Creo que a los de Shimano se les ha ido un poco la mano, además habríamos ahorrado algo de peso. La precisión y rapidez del cambio es razonable, y a la hora de frenar cumplen bien.
  • Frenos de doble pivote: Habría preferido unos Shimano 105, pero supongo que eso subiría el precio de la bici. El delantero hace un ruidillo no esperado más o menos a cada vuelta de la rueda, pero nada parecido a las vibraciones que tenía en el cuadro Mendiz anterior. No noto disminución de calidad de la frenada en relación a mis RX100 antiguos, ni tampoco en relación a los U-Brake de mi BH Sierra Nevada de montaña.
  • Desviador: Tampoco es Shimano, pero cumple bien con su función. Sin peros que valgan.
  • Ruedas: Ruedan como los ángeles. Suaves, suaves, suaveeesssss. Tienen pocos radios, así que algo más ligeras serán. Tienen una pegatina toda la llanta que no es pista de frenada que venía ligeramente despegada en una de ellas, y que con un poco de presión con el dedo parece haberse arreglado.
  • Cuadro: Rígido y ligero. Responde bien cuando intentamos acelerarlo, el Mendiz era más perezoso. La pintura no es perfecta, de hecho tenía un arañazo chiquitín en el que se veía el aluminio. Miguel, el mecánico, le dio con un potingue de no sé qué que lo ha disimulado razonablemente, pero hacía bastante feo (era muy chiquitín).
  • Horquilla: Viene con pegatinas que dan la impresión de ser arañazos. ¡Menudo susto! No se las quites, que evitarás marcas en el carbono.
  • Peso: El manual da 9,3 kilos. La comparé con otra que tenía Miguel en la tienda, todo carbono y Shimano Ultegra, y me pareció pesadísima, pero al colgarla en el garaje me resulta mucho más fácil que con cualquiera de las otras 5 bicis que tengo allí.
  • Pedales: Los Look Keo Classic son bonitos y baratos. Además, no tarda uno nada en acostumbrarse al meterlos y sacarlos porque funcionan igual que los de cala delta antiguos. Un tirón de orejas para Look por no ofrecernos pedales de cala delta a precios asequibles. Ahora, si quiero salir con las dos bicis tendré que tener dos pares de zapatillas.
  • Cuentakilómetros-pulsómetro: El Sigma 2006 tiene la tira de funciones, pero me parece que hay un pequeño problema para arrancar. Parece que si vas rodando y te paras 10 minutos luego no hay forma de ponerlo en marcha a no ser que lo quites del soporte y vuelvas a ponerlo. Además, la configuración del altímetro es un poco rollo (hay que darle unas cifras que no acaban de estar muy claras en el manual). La precísión, una vez calibrado correctamente, parece francamente buena.

Vaya bronca me va a echar Alejandro por enrrollarme. Ya os informaré más cuando haya rodado más kilómetros con ella.

Aquí podéis leer la prueba de los primeros 400 kilómetros"

2 comentarios:

alejandro dijo...

Gracias por ayudarme con el blog y con la prueba.

El creador,
Alejandro

Juan Carlos dijo...

Podéis ver la prueba de la bici con 400 kilómetros en:
http://thebestcyclingthemountain.blogspot.com/2009/02/bh-contour-64-400-kilometros.html