lunes, 22 de octubre de 2012

¿Y ahora qué?

Ya ha pasado todo. Ahora ya no nos queda marcha atrás, ya solo tenemos una opción, y es la dedar nuestra propia opinión, sabiendo que tan solo servirá para éso, para opinar, y que ya nadie la tendrá en cuenta. Por éso y como ya he hablado de ste tema antes, no voy a centrarme mucho.
Lance Armstrong ha sido una figura para el ciclismo profesional, siendo el único ciclista que había conseguido ganar siete veces el Tour. Bueno, éso era hasta hoy. Ahora, ya nadie ha sido capaz de ganar más de cinco veces el Tour de Francia, pues se ha destituido al texano de sus siete triunfos consecutivos en la ronda gala. He leído que se ha propuesto (de nuevo) que en esos años no haya ganador del Tour. Creo que sería lo más correcto.
Se ha dicho de Lance y su equipo que tenían una de las más grandes redes de doping dentro del mundo del ciclismo. No sé qué opinar acerca de ése tema, prefiero no meter la pata. De lo que sí hablaré es que con ésto, nos hemos cargado la figura de un ciclismo que no tenía precisamente la imagen muy bien. Conseguimos que el ciclismo se levantara hace unos años, pero todo, de repente, se ha ido al suelo. Con Lance Armstrong como dominador durante siete años consecutivos parecía que el ciclismo cnseguiría, si no más repercursión, más dinero. Y quizá ahí se cometió un error, querer hacer del ciclismo un negocio demasiado grande. El ciclismo es, como todos los deportes, intentar tener un equipo con un buen patrocinador. Pero debemos tener claro que los ciclistas son personas. Y quizá en el ambiente de Lance no se haya tenido en cuenta éso. Ahora bien, sigo pensando lo de siempre: ¿Ha dado positivo?
A mí lo que ha sucedido ya poco me importa, no creo que tenga solución, ahora me preocupa más lo que ésto pueda acarrear al ciclismo profesional, a todos los que hacen del ciclismo su profesión. Si ya los tenían bastante mareados, ¿qué sucederá a partir de ahora? ¿Se pondrán controles mucho más estrictos? ¿Deberán estar los ciclistas más localizables de lo que ya están?
Lance Armstrong volvió a competir en 2009. ¿Ha podido afectar éso en este tema? Posiblemente. Desde mi punto de vista, sí. ¿Se le volvió a investigar? Seguramente tanto como cuando ganó las siete rondas galas. Yo creo que ése regreso no le benefició en absoluto. Se le avisó de que no debía volver y quizá de ahí venga todo este revoloteo. Ahora bien, yo sigo manteniendo: Si Lance no ha dado positivo, ¿por qué sancionarlo de esta forma? Desconozco cómo era esa red de la que tanto se hablado, la red de doping de la que se decía que tenía el equipo de Lance y por la que se ha provocado, en parte, todo esto. Solo voy a pedir que, por favor, respetemos a todos los ciclistas profesionales que están ahora mismo en el profesionalismo y que, a pesar de todo, su imagen no vaya a  peor, por favor.

1 comentario:

Mundsocks dijo...

No podemos estar más de acuerdo con tu última frase. Esperemos que el caso de Armstrong no sirva para meter a todos los ciclistas en el mismo saco. Esa es, desgraciadamente, la impresión que da al escuchar algunos comentarios que se oyen. También desde la UCI cuando se habla de dar pasos "hacia un nuevo ciclismo" da la impresión de que se quiere cuestionar la honestidad de todo el ciclismo actual. Nosotros hemos reflexionado sobre ello en nuestro blog. Puedes verlo haciendo clic en este enlace. Saludos desde Burgos!